orientaciones sexuales

Ésta entrada pretende ser una continuación de la anterior “sexo y género”, ya que las orientaciones sexuales se definen entorno a éstos dos conceptos, pero no son lo mismo. Como ya comenté también en la otra entrada, mi intención no es clasificar a las personas, ni utilizar esta clasificación para discriminar. Mi intención es visibilizar una realidad plural y mucho más diversa que la normativa. Es posible que me esté dejando alguna categoría o grupo, y si es así pido disculpas. No es fácil dar cabida a toda la pluralidad existente, y si alguien cree que me estoy dejando algo importante que lo comente sin problemas.

La orientación sexual (tendencia sexual o inclinación sexual) es la atracción o deseo sexual y emocional hacia un determinado grupo de personas definidas por su género y/o sexo.

Existen dos grandes grupos de orientaciones sexuales: las monosexuales (donde la persona se siente atraída sexualmente y emocionalmente hacia un determinado género o sexo) y las no monosexuales (donde la persona se siente atraída sexualmente y/o emocionalmente por más de un género o sexo). El hecho de que aquí incluya los dos conceptos de sexo y género es porque la atracción puede venir determinada por una fisionomía determinada (que puede ser más definida por el sexo de la persona) y/o por un conjunto de rasgos más bien performativos, identificativos, de roles o de carácter o manera de relacionarse (que puede ser más definida por el género de la persona). También distingo entre atracción física (sexual) y emocional, porque estas dos pueden diferir cuando se trata de orientaciones sexuales no monosexuales (se puede, por ejemplo, sentir atracción sexual por dos o más géneros o sexos distintos pero solamente atracción emocional por un género determinado).

Las orientaciones sexuales monosexuales son las más conocidas: heterosexualidad (donde la persona se siente atraída por personas del sexo o género opuesto al suyo, o similares) y la homosexualidad (donde la persona se siente atraída por personas del mismo sexo o género al suyo, o similares). Estoy incluyendo géneros “similares” debido a que en las últimas décadas muchas más formas de expresión de género han sido más aceptadas y/o visibilizadas (más, pero no mucho) y puede generalizarse un poco en estas dos orientaciones. Son comunes las críticas que se hacen sobre la transfobia que conlleva la definición de sentirse atraído por el mismo género u el opuesto solamente; hay que tener en cuenta que cuando se definieron estas orientaciones se hizo desde una estructura binaria de género, donde solo se aceptaba la existencia de los géneros masculino y femenino. A las personas homosexuales de género masculino se les suele llamar gais (plural de gay) mientras que a las personas homosexuales de género femenino se les suele llamar lesbianas.

Las orientaciones sexuales no monosexuales son muchas, pero normalmente se incluyen todas en lo que se llama el “paraguas de la bisexualidad”. La bisexualidad (que ya definí y expliqué en la entrada “monosexismo, bifobia y binormatividad”) es la orientación sexual donde la persona puede sentirse atraída sexualmente y/o emocionalmente por personas de más de un género o sexo distintos. También puede definirse como la orientación sexual donde la persona se siente atraída sexualmente y/o emocionalmente por personas de su mismo género o sexo y algún/os otro/s más. Pero hay más orientaciones sexuales que entrarían en este llamado “paraguas”, como serían, por ejemplo: pansexual/omnisexual, polisexual, queer, fluid, homoflexible, lesboflexible, heteroflexible, bi-curioso/a, etc. Pansexual/omnisexual se refiere a las personas que se sienten atraídas por personas de todos los géneros y sexos o por personas de múltiples géneros y sexos, o independientemente del sexo o género. Polisexuales son las personas que se sienten atraídas por personas de muchos géneros y sexos distintos (pero no todos). Queer es una identidad no específica que describe cualquier persona que diverge de la heterosexualidad, monogamia y de la sexualidad “vainilla”; es usado para denotar atracción hacia personas de más de un género, o muchos. Fluido describe atracción que cambia o puede cambiar con el tiempo (hacia personas de varios géneros). Homoflexible o lesboflexible son personas que normalmente se sienten atraídas por personas de géneros similares al suyo, pero que ocasionalmente pueden sentirse atraídas per personas de géneros diferentes al suyo. Heteroflexible son personas que normalmente se sienten atraídas por personas de géneros diferentes al suyo, pero que ocasionalmente pueden sentirse atraídas por personas de géneros similares al suyo. Bi-curioso/a son personas que son normalmente heterosexuales, lesbianas o gais y que tienen curiosidad en experimentar con personas de géneros diferentes a los de su preferencia usual.

Además, también existen otras tres llamadas orientaciones sexuales: la asexualidad, la gray-a y la demisexualidad. La asexualidad es cuando la persona no siente atracción sexual, la gray-a es una orientación que cae entre medio de ser una persona sexual y una asexual, y la demisexualidad es cuando la persona solamente experimenta atracción sexual cuando antes ha creado un vínculo emocional con otra persona. Las personas asexuales, gray-a y las demisexuales pueden tener varios tipos de orientaciones románticas (atracciones emocionales hacia un determinado grupo de género): heterorománticas, homorománticas, birománticas, panrománticas, greyrománticas, arománticas, etc.

Existen estructuras sociales que dan privilegio a ciertas orientaciones sexuales. El heterosexismo, el monosexismo y el alosexismo, son estructuras sociales que presuponen que las personas deben ser heterosexuales, monosexuales o sexuales, respectivamente, y que por tanto otorgan ciertos privilegios a estas orientaciones sexuales. Además, debido a estas estructuras sociales de poder y privilegio existen las llamadas “fobias” que generan violencia (en forma de discriminación, violencia física, exclusión, difícil acceso a determinados servicios, estereotipos, estigmas, etc) sobre determinados grupos de orientaciones sexuales. Por ejemplo, la homofobia (a homosexuales y en algunos casos a personas no monosexuales, como por ejemplo a bisexuales), la bifobia (a personas no monosexuales, como las bisexuales, y en algunos casos a homosexuales) o la afobia (a personas asexuales, demisexuales, gray-a). El hecho de que también exista homofobia hacia personas bisexuales hace referencia a los casos de violencia por el hecho de estar teniendo una relación con una persona de tu mismo género en un momento de tu vida; el de la bifobia hacia personas homosexuales es algo que pasa, por ejemplo, en un tipo de agresiones sexuales a lesbianas debido al fetiche creado alrededor de la bisexualidad (algo que trataré en una entrada cuando hable de la intersección entre la bisexualidad y el género femenino).

Como ya comenté en la entrada de “sexo y género”, a mí no me gusta clasificar, y creo que la variabilidad y la pluralidad en cuanto a las sexualidades es enorme y única para cada persona. Todas estas clasificaciones ayudan a visibilizar problemáticas sociales, como las estructuras o las fobias, políticas, la gran variedad de sexualidades no “normativas”. Así que, al final, yo siempre opto por no encasillarme en nada, aunque si tengo que definirme me defino como bisexual (por razones políticas).

Anuncios