sexo en el heteropatriarcado (I – necesidad, sexofobia y alosexismo)

Me gustaría empezar una serie de entradas al blog dedicadas a la visión del sexo en el heteropatriarcado y como esta visión afecta a otras estructuras o incluso las genera. Ya hace tiempo que voy recogiendo ideas; son muchas, son complejas, por como están interconectadas, así que he pensado que lo mejor será hacerlo poco a poco, por partes, para después ir poder conectando puntos y analizando algunas conexiones por separado. Esta primera entrada la quiero dedicar a como se ha definido el sexo en cuanto a necesidad, a reproducción, y por tanto afecta tanto a una visión alosexista como sexofóbica a la vez. Para las personas que no conozcan el término alosexista, se refiere a la estructura de poder que oprime a las personas asexuales, demisexuales, grisexuales, y/o que no son, digamos alosexuales (a las que la estructura privilegia).

El sexo, como lo entendemos en nuestra cultura/sociedad actualmente, se ha definido a partir de lo que conocemos como sexo reproductivo; de hecho le ha costado mucho a nuestra estructura aceptar las prácticas no reproductivas (dígase prácticas sexuales diferentes a lo que conocemos como ‘coito’, o prácticas sexuales entre personas de lo que la misma estructura denomina como del mismo ‘sexo’). En este marco se ha estructurado tanto un sistema heterosexual, bigénero, monógamo, etc. Las propias diferencias de género han sido reproducidas para poder mantener esta estructura, que además basa la reproducción en el control, dominio y posesión de les hijes por parte del padre, como también el dominio de la madre para poder ejercer esta posesión sobre la descendencia.

Todo esto y lo que voy a comentar más adelante ha sido la idea base en la que se han fundamentado incluso los estudios científicos, que parten la mayoría de ellos de construcciones sociales ya establecidas o por establecer (construcciones que se producen para poder seguir perpetuando estructuras, como el heteropatriarcado o incluso racistas/colonialistas).

Hemos conseguido poco a poco desconectar el concepto del sexo con el de reproducción, y con ésto un poco con el heterosexismo o el monosexismo, y también un poco con la sexofobia. Digo solo un poco, tampoco nos pasemos, que deconstrucción aún nos queda para mucho y bastante.

Pero aún hay más en todo lo que hemos construído alrededor de este concepto heteropatriarcal del sexo. Se han generado conceptos sobre necesidades, tanto físicas, como afectivas, y emocionales, a partir del mismo para así fortalecer la estructura principal. Todos estos conceptos no parecen que hayan salido directamente de la necesidad de preservar este concepto heteropatriarcal de dominio, control y reproducción, pero han sido una forma que ha tenido la estructura de fortalecerse, reproducirse y adaptarse a los pequeños cambios, sociales, científicos y sexuales. Muchos de estos conceptos además han sido respaldados por estudios científicos que a su vez han sido basados ya de por sí en construcciones sociales, como la mayoría de estos. Pero no hay que dejar de verlo como lo que es: una construcción estructural heteropatriarcal.

El sexo para que no salga de una estructura de dominio y control ha de separarse del placer, de la elección libre de usarlo como cada persona quiera, de la elección libre de no usarlo, etc. El sexo, además es una de las herramientas de control, ya no solo para la reproducción, sino de las voluntades, deseos, una de las grandes armas que el capitalismo está también aprovechando de la estructura heteropatriarcal del sexo. Por tanto, el sexo no debe poder ser algo que une misme pueda controlar.

Nos hemos movido mucho en el feminismo y en el movimiento sex-positive en ver que se ha definido el sexo fuera de lo que es considerado ‘correcto’ (reproducción, pareja, heterosexualidad, etc) como algo inmoral. Le hemos intentado quitar parte de esta carga, pero se nos está escapando que también se ha definido como una necesidad. Para explicarlo de una forma clara: todo lo que no es considerado inmoral, y que clásicamente era aceptado por ser reproductivo, se ha reforzado con la idea de la necesidad. Una necesidad biológica (dicen) debido al instinto de reproducción, y por tanto universal para todo ser humano (no cultural). Pero una necesidad con límites, como toda necesidad simplemente ha de satisfacerse. Una necesidad como lo es comer, respirar, beber y dormir. Pero una necesidad, como todas las necesidades, no debe excederse. Todo lo que exceda lo que es considerado una necesidad es visto como una enfermedad, obsesión, perversión, perturbación.

Además, el hecho de verse como una necesidad que todes supuestamente tenemos, y que lo tenemos en igual medida (evidentemente con diferencias entre los dos géneros heteronormativos), todas aquellas personas que no sientan esa necesidad en un momento dado, aquellas que sientan una supuesta necesidad ‘inferior’ a lo que es considerado ‘normal’ serán tachadas también de enfermas. Justo como aquél que no desea comer, algo le pasará. No sentir atracción sexual es visto y percibido como una falta, una enfermedad, algo que la sociedad no puede comprender. Pero, ¿como puede alguien no desear algo que es definido como necesario, instintivo, vital?

Pero además tenemos un problema, con el que nos cuesta desligar el sexo de la necesidad ‘universal’ (aquella necesidad que todes tenemos que tener, y de igual manera). Y es que muchas veces reforzamos esta idea de la necesidad para defendernos de nuestros deseos y que no se nos tache de depravades, excesives, inmorales, obsesives. Toda esta carga heteropatriarcal sobre el sexo parece que solo la podemos rebatir acogiéndonos a la necesidad. Y esto es un ciclo que no tiene fin: cuanto más nos cogemos a la necesidad también generamos fobias hacia aquelles que no lo deseen y hacia aquelles que lo deseen ‘demasiado’. Pero, ¿por qué necesitamos defender nuestros deseos resguardándonos de la necesidad ‘universal’? ¿Por qué vemos mal hacer algo que nos gusta y nos da placer y que no es por necesidad? Y, aunque tú lo sientas como una necesidad, que puede ser, evidentemente, ya que cada une tiene las suyas, distintas y en distintos grados, ¿realmente qué necesidad tenemos de utilizar este recurso para dar explicaciones, o darle más valor a nuestros deseos? ¿Qué hay de malo en hacer algo que te gusta, siempre que no dañes, mientas o ejerzas violencia? ¿Qué hay de malo en tener cada une nuestras necesidades distintas e igual de respetables?

Yo veo el tema del recurso de utilizar el concepto de necesidad con el sexo como un recurso similar al del activismo de la tolerancia con la homosexualidad. Me intentaré explicar. Muchas veces desde activismos LG+ se defiende la no discriminación hacia personas homosexuales diciendo que ‘la homosexualidad no se puede elegir, hemos nacido así, acéptanos ya que no podemos cambiar’. Y eso es una trampa, ya que esconde tras de sí homofobia y reproduce una estructura heterosexista. Es una forma indirecta de decir que si pudieras elegirlo no elegirías la homosexualidad, o también decir que por el hecho de elegir ser homosexual tendrían más razones en discriminarte. Pues el tema del sexo y la necesidad lo veo similar. Esconderse tras la ‘necesidad’ es como decir ‘es que no puedo evitarlo, mi cuerpo tiene unas necesidades y debo satisfacerlo’, y eso esconde parte de sexofobia, porque sería equivalente a decir que si no lo necesitaras no lo harías, y que por tanto hay algo malo en ello o en el sexo de por sí. También la cultura de la violación se basa en conceptos muy similares (como expliqué en esta entrada); así que no deja de reproducir heteropatriarcado. También reproduce alosexismo, ya que si el sexo lo defines como una necesidad universal, todas aquellas personas que no sientan atracción sexual o que la atracción sexual que sientan no sea la considerada ‘normal’ serán vistas como personas enfermas, con faltas y errores en su naturaleza.

Ahora yo planteo las siguientes preguntas: ¿por qué ha de ser una necesidad que todes tenemos? ¿por qué todes tenemos que tener la misma cantidad de necesidad? ¿por qué debemos tener los deseos de la misma forma? Yo amo la lectura, sobretodo filosófica; puedo pasarme horas, y me produce placer; y a la mayoría de personas les parece genial que lo haga cuantas veces quiera y el tiempo que quiera. Y después, ¿por qué vemos raro que una persona no quiera hacer algo que para nosotres es una necesidad? Decir por ejemplo que alguien está amargade porque no folla reproduce esta misma idea; ¿qué sabremos nosotres de lo que le amarga o no a otra persona, de cuales son sus necesidades, de qué es lo que valora o no, o en qué fase está en su vida? Porque además debemos entender de que las necesidades, gustos y preferencias cambian a lo largo de nuestra vida, es pura fase también.

Hay personas a las que les pica la frente a veces, y hay personas a las que no. Y hay personas a las que le pica la frente y deciden rascarse, y otras a las que les pica y deciden no hacerlo, por motivos muy diversos. Evidentemente algunes deciden no rascarse porque desde pequeñas les insisten que no lo hagan, pero habrá otres que habrán visto que eso a elles no les gusta o les disgusta. Algunes tendrán épocas o temporadas. Y rascarse, no rascarse, que te pique o no, sea por la razón que sea, porque tengas un alboroto químico corporal, o bien porque te guste centrarte mentalmente en tu frente hasta sentir que te pica. A lo mejor te gusta hacerlo en compañía, o recibir un montón de afecto mientras lo haces; a lo mejor te gusta compartir lo que sientes y explicárselo a alguien. A lo mejor te gusta rascarte cuando estás teniendo una de esas conversaciones filosóficas profundas o en pleno ajetreo activista o político. O, espera, que te guste rascarte sin que te pique y que cuando te pique decidas no rascarte. Así, porque sí.

Anuncios

2 pensamientos en “sexo en el heteropatriarcado (I – necesidad, sexofobia y alosexismo)

  1. Muy buena reflexión. Te felicito. Cuando oí por primera vez en mi vida que alguien decía que el sexo era una necesidad aluciné y pensaba que aquello que no podía ir en serio, para mí estaba claro que no era una necesidad. En ningún momento he pensado que pudiera estar enferme por no verlo como una necesidad, lo tengo muy claro, lo siento así de manera natural y me sorprende los que creen que los deseos de los demás tienen que ser como los suyos propios y si no están enfermos. Luego muches psicóloges y sexóloges van creyéndose que tienen la verdad absoluta, tratando de “curar” a todo paciente que finalmente cede a decir que es asexual y la historia al final acaba como cuando se intentan curar a los homosexuales, nada más que haciendo daño y no consiguiendo ningún el resultado que querían. Al igual los que tienen un problema son ellos, de intolerancia, de tratar de enfermo al diferente, al que se sale de lo que establece la sociedad como “normal”. Freud no tenía por qué tener la verdad absoluta sobre todo lo que decía.

    La asexualidad no se padece, si no contamos con las presiones sociales o los problemas que puede llevar el no tener las mismas necesidades que tu pareja alosexual. Pero como condición, no se padece. En la encuesta de AVEN de octubre de 2014 a 10880 personas en el espectro asexual, un 78% contestó que no cambiaría su orientación sexual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s