mi lucha contra mi propia bifobia (III – la vergüenza)

Esta entrada es una continuación de la serie “mi lucha contra mi propia bifobia“: I – introducción y II – el supuesto privilegio heterosexual.

Durante años dejé y acepté que se avergonzaran de mí. En algunas situaciones no mostré mi orientación sexual por miedo a que otra persona se sintiera mal. “Por favor, delante de mis amigxs no digas nada, no lo entenderán”. Esta frase y muchas parecidas. Y lo vi ‘normal’; no es que lo viera normal, es que lo aceptaba inconscientemente. Supongo que por miedo al rechazo de esas personas que eran importantes para mí.

Después de mucho tiempo descubrí que alguna persona no me lo ha hecho saber directamente mediante palabras, simplemente me escondía sin que yo lo supiera, no me presentaba a ciertas personas muy cercanas suyas. También acepté que delante de comentarios míos o cosas que yo decía intentaran pisarme mediante otros comentarios graciosos o que intentaban desviar la atención a otra parte. Estos no son más que mecanismos de las estructuras de poder.

Ninguna de esas personas que me han hecho esto han llegado a aceptar nunca mi bisexualidad, lo sé. Como también sé que ya no es solamente la bisexualidad. La mezcla del machismo, la violencia sexual y la bifobia me convirtieron con el paso del tiempo en ‘algo’ que debía esconderse. Desde que he hecho consciente esto no he parado de preguntarme por qué lo acepté. Y me incomoda mucho pensar que vi algo normal que otras personas tuvieran miedo al rechazo de lxs demás.

En cierto modo haciendo esto utilicé ciertos privilegios heterosexuales; aunque debo decir que la violencia que me estaba aplicando a mí misma y aceptando hacían estragos en mí. Contradicciones emocionales, miedo, falta de autoestima, autocrítica constante, y llegué a rechazarme a mí misma en muchas ocasiones críticas. Hablo en pasado, aunque todo esto aún sigue afectándome, no porque aún me esconda, sino porque me duele el eco de todo aquello y de lo que supuso durante tanto tiempo.

No me es fácil aceptarlo tan abiertamente, exponerlo así tal cual. No me es fácil comprenderlo. Lo que más me está doliendo es que hay veces que cuando lo explico me hacen sentir ridícula diciéndome que no tendría que haber aceptado algo así (qué fácil es decir esto desde el privilegio heterosexual y/o monosexual). En esos casos abro los ojos, creo que algunxs no se dan cuenta que explicar esto supone para mí una forma de salir del armario, acerca de la propia bifobia que tuve hacia mí, que no es fácil y que en ocasiones me duele. La ironía más grande: las personas que ridiculizan así este proceso mío acostumbran a ser las mismas que de un modo u otro me escondieron para que su entorno no supiera de mí.

Anuncios

2 pensamientos en “mi lucha contra mi propia bifobia (III – la vergüenza)

  1. Pingback: mi lucha contra mi propia bifobia (IV – la duda) | reflexiones degeneradas

  2. Pingback: mi lucha contra mi propia bifobia (V – el paradigma de la orientación sexual) | reflexiones degeneradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s