los estereotipos de la bisexualidad como herramientas políticas de liberación

En el libro “Bi: notes for a bisexual revolution”, Shiri Eisner aborda el tema de los estereotipos que generan la bifobia de una manera muy particular y que me gusta mucho. Lo quiero compartir con todxs vosotrxs porque me parece muy interesante y creo que puede servir de inspiración para abordar muchos tipos de esterotipos alrededor de otros colectivos, no solamente colectivos con otras orientaciones sexuales, sino también de otras temáticas. Por tanto, no pretende ser solamente una entrada sobre bisexualidad, sino también sobre como usar los estereotipos en favor de una verdadera solución que acabe con lo que precisamente los origina, las estructuras de poder y opresoras.

Como expliqué en la entrada “monosexismo, bifobia y binormatividad”, los estereotipos entorno a la bisexualidad se intentan combatir mediante la negación de la existencia de esa realidad. Esto, como también comenté en la entrada, es un proceso de normativización que discrimina una parte del colectivo que no cumple con esos “prerrequisitos” para ser una persona socialmente aceptable. Así, se excluyen lo que se podría llamar los que no son “buenos bisexuales”, y se “adapta” la bisexualidad a la sociedad, se normativiza. Después de hacer esta reflexión podemos llegar a la conclusión de que negar los estereotipos no es una buena solución política. Pero, ¿se puede, entonces, luchar contra la bifobia de otra manera? Es más, ¿se pueden incluso usar estos esteretipos de alguna forma? Shiri Eisner nos comenta que sí: que son una herramienta para hacer una buena y verdadera revolución social, ligando así también la propia bisexualidad a una revuelta social. Nos comenta que los estereotipos se pueden leer como si fueran metáforas sobre el potencial subversivo de la bisexualidad. Lo que hace, es analizar cada uno de los estereotipos y porque la sociedad ve la bisexualidad con ansiedad, como una amenaza y una subversión.

Voy a enumerar los estereotipos más comunes para seguidamente relatar lo que Shiri Eisner comenta de cada uno:

  1. La bisexualidad no existe: La sociedad trata de negar constantemente la existencia de ideas y conceptos subversivos, ya que las estructuras de poder los perciben como una amenaza; su reacción es de erradicar todo aquello que amenace su poder. Por tanto, esta idea, la bisexualidad, es una revolución en sí misma que puede romper con esta estructura opresiva.
  2. Lxs bisexualxs están confundidxs, son indecisxs o están pasando solamente una etapa: La confusión, la indecisión y las fases indican inestabilidad, fluidez y proceso. Mediante las estructuras de poder nos educan para manipularnos con la idea de que las cosas son rígidas y categorizadas; estas categorías se usan para marcarnos como debemos ser y qué debemos hacer, cuál es nuestro rol social y como debemos emplearlo. La bisexualidad en este caso fomenta la duda en cualquier cosa, empezando por nuestras identidades sexuales, pasando por la estructura de sexo, género y sexualidad; para finalmente fomentar la duda en el heteropatriarcado y cualquier estructura de poder. Por tanto, la bisexualidad, generando estas dudas, tiene un potencial radical para el cambio social. Además, la idea de fase implica la opción de proceso, permitiéndonos pensar la sexualidad, no como una cosa fija, inmóvil, completa, sino como algo sin límites fijos, complejo, múltiple y como un proceso continuo para aprender, sentir y experimentar. Esto, a la vez, nos permite aprender a ser más atentos y más sensibles con nosotrxs mismxs y con lxs demás, tanto a un nivel personal como político: nos permite ser más sensibles a la opresión y fomenta los procesos que facilitan el cambio.
  3. Lxs bisexualxs son promiscuxs e infieles: Socialmente la bisexualidad está hipersexualizada y es rechazada a través del miedo social a la sexualidad (propia y empoderada). La monogamia obligatoria es una estructura opresiva que ha sido utilizada históricamente y actualmente como una herramienta capitalista patriarcal para controlar a las mujeres y para mantener a las personas en unidades pequeñas y dóciles, donde están aisladas y sin capacidad de conectar y organizarse (especialmente en nuestra sociedad). En una sociedad basada en el miedo sexual y en la cultura de la violación, la sexualización de la bisexualidad abre una ventana a un tipo diferente de cultura sexual, alentando la independencia sexual, la exploración, y al disfrute de nuestros cuerpos, nuestras sexualidades, nuestros variados géneros y nuestras interacciones sexuales. Por tanto, plantea una cultura sexualmente radical que va en contra del patriarcado y del heterosexismo. Además, nos permite oponernos a los modos de sexualidad que se nos impone (sin consentimiento y para la satisfacción de otrxs). La infidelidad es una metáfora de la “traición”: la bisexualidad se puede ver como una herramienta para derrocar las estructuras de poder y opresivas, pudiendo ser tridorxs a cualquier cosa que nos cofina.
  4. Lxs bisexuals son portadores de VIH y otras ETS: Metafóricamente, el SIDA se ha imaginado siempre como la “enfermedad queer”, un castigo por ser queer, y representa el miedo de la población heterosexual a ser “infectada” por lo “queer”. Los hombres bisexuales son siempre imaginados como agentes contagiosos de enfermedad, teniendo sexo sin protección solo para volver a casa e infectar a sus inocentes y heterosexuales mujeres e hijos. En este caso, la bisexualidad desestabiliza el límite no tan claro entre gay y heterosexual, simbolizando la ansiedad en la población heterosexual a la invasión de lo “queer”. La bisexualidad tiene el potencial de infectar (perturbar y volver “queer”) las estructuras heteronormativas y heterosexistas de poder.
  5. Lxs bisexualxs son realmente gays o realmente heteros: Éste está muy relacionado con el primer estereotipo de que la bisexualidad no existe. Pero además, se da siempre la presunción de que los hombres bisexuales son en realidad gays y las mujeres bisexuales son en realidad heterosexuales: o sea que la adoración del falo es la única verdad que une a las personas bisexuales. Esto expone el sistema sexista y misógeno y nos permite crear nuevas visiones de subversión y reconstrucción de la masculinidad.
  6. Lxs bisexualxs pueden escoger ser gays o heteros: La elección en torno a la sexualidad se ve socialmente como algo negativo o como una marca de ilegitimidad. Muchas veces desde los movimientos LGBT el discurso dominante recae en su falta de elección como su camino político para la igualdad de derechos; esta falta de elección (el argumento de “haber nacido así”) se convierte en una herramienta para conseguir legitimidad y aceptación social. El modo de este argumento normalmente es: “Nosotros hemos nacido así; no podemos evitarlo; si pudiésemos escogerlo no habríamos escogido ser gays. Ahora, por favor, danos derechos porque no podemos cambiar”. Este argumento refleja una parte de homofobia internalizada y una fobia a la elección (como algo ilegítimo e innatural). La bisexualidad en este caso promueve una política a lo inventable, de lo inimaginable, de lo posible y de lo imposible: todo lo que podemos ser y todo lo que no podemos ser. Una política pro-elección.

Como conclusión, lo que se puede observar es que precisamente los estereotipos sociales sobre la bisexualidad no son ni más ni menos que los miedos que tienen las estructuras de poder a romperse. No hay nada de realmente malo en formar parte de estos estereotipos, precisamente son estas subversiones sociales las que pueden algún día permitir cambios que rompan las estructuras. Estas estructuras, que tienen un miedo terrible a morir, crean estos estereotipos para generar las fobias sociales que crean violencia hacia las personas que son así, y hacia todo aquello que pueda romper la propia estructura. Usemos todo ese potencial. Negar estos estereotipos para defendernos, normativizarnos, es fomentar las estructuras de poder existentes, asimilarnos y crear estructuras nuevas que oprimen y controlan a las demás personas.

Anuncios

2 pensamientos en “los estereotipos de la bisexualidad como herramientas políticas de liberación

    • gracias a ti por el feedback 🙂 La verdad es que sí que está muy bien, este tipo de activismo me ha ayudado mucho a romper mis propios esquemas en muchos aspectos. un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s